La frase del día

martes, 10 de marzo de 2009

Periodismo ciudadano: Mucho ruido y pocas nueces

Leo con atención un excelente artículo académico titulado: "How citizens create news stories. The "news access" problem reversed", publicado en Journalism Studies en octubre de 2008 por el investigador Dr. Zvi Reich de la Ben Gurion University of the Negev.

En el artículo se llevó a cabo un estudio sistemático sobre las prácticas de "periodistas ciudadanos", en comparación con las de "periodistas profesionales". El autor sugiere que los ciudadanos pueden "complementar" el periodismo que realizan los profesionales pero, sin embargo, no sustituirlo y se basa en diversas e interesantes causas. El artículo contempla al "periodista ciudadano" sujeto a importantes limitaciones y restricciones al acceso a fuentes de información que son consideradas como el elemento primordial que determina la cobertura y relevancia informativa.

Las fuentes, clave periodística
El autor considera que existen varios factores que inciden en este limitado acceso a las fuentes por parte de periodistas ciudadanos: Uso de limitados recursos humanos, económicos y organizativos, limitados conocimientos del "know-how" periodístico (aunque ahora ya tenemos los cursos BBC de periodismo), alta proporción de informaciones procedentes de una sola fuente, su reluctancia a la negociación directa sobre publicación con las fuentes principales de noticias y su tendencia a contactar con fuentes esporádicamente en vez de establecer relaciones sólidas a largo plazo basadas en colaboración informativa.

Por otro lado, el estudio concluye que los periodistas ciudadanos tienden a publicar historias de primera mano donde han sido testigos o sobre contenidos procedentes de fuentes técnicas (dígase el infumable corta y pega y comentario sobre comentario basado en emociones primarias en Internet), o sobre contactos y relaciones próximas al autor o sobre sus propias experiencias personales.

El periodismo ciudadano juega en la "Segunda División"
Es mi opinión, y aunque sea duro aceptarlo y reconocerlo para muchos, los "periodistas ciudadanos" están fuera del circuito de las agendas informativas que definen las fuentes de primera mano: grupos de presión, profesionales de las relaciones públicas y fuentes de calidad que se consolidan en relaciones a largo plazo entre periodistas profesionales y sus contactos. Tal vez sea cuestión de empezar a pensar en una verdadera, reflexiva e inteligente "participación activa de la sociedad en el periodismo". Construir la realidad informativa que cada día nos entrega el tan vilipendiado "mainstream media", no es tarea fácil ni grata, porque nadie te lo pone fácil para contar una buena historia que pueda ser crítica, pueda incomodar el "status quo" o remueva conciencias... Y yo me pregunto, ¿por que todo el mundo quiere ser periodista ahora con lo dura que es esta profesión? En mis tiempos fue porque tal vez nos inspiró la magia de la profesión viendo la serie de TV Lou Grant. ¿Pero ahora?