La frase del día

viernes, 28 de noviembre de 2008

Periodismo ciudadano y Mumbai

Me ha llamado poderosamente la atención una noticia publicada por France24 en relación a los ataques terroristas en Mumbai. En ella se valora la forma en la que Internet está revolucionando la forma en la que los lectores acceden a la información y ofrece algunos ejemplos de "periodismo ciudadano".

Conviene reflexionar sobre varios puntos. Primero, desde que existen dispositivos electrónicos de consumo para captar audio y vídeo, el ojo del ciudadano ha podido registrar imágenes que han conmovido al mundo por la fatal casualidad de encontrarse próximo al evento.
Tradicionalmente, cualquier testigo directo enviaba la cinta a las emisoras de televisión que publicaban el contenido con la leyenda típica en pantalla de "Imágenes tomadas por videoaficionado". Pero, ¿acaso les consideraban periodistas? ¿O simplemente testigos accidentales en el momento adecuado y con la herramienta adecuada?

La única diferencia técnica es que ahora tratamos con información en formato digital, capturada por dispositivos tremendamente potentes y que es sensible de ser transferida, publicada y reproducida utilizando diversas plataformas de distribución sin intemediarios a velocidades muy superiores que cuando se utilizaban medios analógicos.

Merece la pena observar los vídeos publicados en YouTube sobre este asunto, unos 40 al momento de escribir esta información. Haga una búsqueda. Que haya podido identificar, uno solo, de baja calidad tomado por un dispositivo móvil procede de un usuario que estaba allí como testigo presencial y otro destacable que fue publicado en CNN (de un minuto) desde dentro del Taj Majal toamdo con un móvil (sin aporte informativo ninguno más allá del morbo). Y este no tiene desperdicio como ejemplo de riguroso periodismo ciudadano.
El resto, son grabaciones de los contenidos que las mayores emisoras de televisión del mundo han emitido durante las últimas 50 horas. Sin duda, una gran aportación del periodismo ciudadano. Disponer de la capacidad de publicar en Internet de forma gratuita vídeos, audios, fotos, etc., no convierte a nadie en periodista. Únicamente, le hace partícipe de una realidad informativa que comparte con el resto del mundo, la mayor parte de las veces de forma casual, bajo el anonimato y sin el apoyo de información de análisis y valoración del hecho noticioso.

Segundo. Si crear entradas en Wikipedia sobre donde están los lugares afectados (cuando hemos visto en los medios tradicionales infografías realmente elaboradas con vistas al estilo Google Maps y con información de background) es hacer periodismo ciudadano... Podríamos empezar a pensar en cerrar todas las escuelas de periodismo del planeta. En mi opinión, no es más que una nueva manera de acceder a información contextual, un nuevo medio aplicado a una técnica periodística centenaria como es la "recolección de información y selección de fuentes".

Tercero, solamente ha sido AlJazeera la emisora de televisión que ha construido un mapa con Google Maps en el que invitan a testigos que utilizan Twitter a compartir su experiencia. De nuevo es el medio el que se abre al ciudadano. ¿Cuándo? Simplemente cuando le interesa como fuente de información alternativa en la compleja cobertura de un acontecimiento como este. De hecho, la mayor parte de las informaciones asociadas al mapa proceden de agencia y fuentes confirmadas.

Cuarto, haz una búsqueda en Twitter sobre Mumbai. El ejercicio que te propongo, trata de construir una historia periodística exclusiva y sólida con el volumen de información fragmentaria, comunicaciones del tipo "estoy bien", mensajes de condolencia, convocatoria de manifestaciones, enlaces a vídeos que otros usuarios están grabando desde NDTV o CNN, a fotografías tomadas por las principales agencias internacionales o informaciones de periódicos y agencias online. 
Al final, informaciones sin filtrar, sin contrastar, sin substancia ninguna que solamente expanden el rumor y la especulación. Twitter, es un claro ejemplo del extraño comportamiento en la sociedad tecnológica en la que vivimos, víctima de un exhibicionismo grotesco en cualquier foro de publicación online, ni más ni menos que por cinco minutos de gloria.

La reflexión que debemos hacer es que del mismo modo que los usuarios de Twitter estaban comunicando datos e informaciones sobre el desarrollo de los acontecimientos, también han podido facilitar a los terroristas de forma no intencional piezas de información. Información sobre movimientos y localización de la policía, localización de emplazamientos, movimientos de gente, etc. y que podría haber entorpeciendo las operaciones policiales. Y el gobierno indio se ha dado cuenta.

Quinto, otro ejercicio, comparen estas fotografías para la reflexión (http://www.boston.com/bigpicture/2008/11/mumbai_under_attack.html) recopilación de agencias con estas otras: http://www.flickr.com/photos/vinu/tags/blast/show/ de un testigo directo allí mismo en Mumbai. La única pieza de periodismo ciudadano aprovechable, junto a la de otro testigo en un mare magnum de comentario sin orden ni sentido, sobre el comentario, del comentario, por el comentario y desde el comentario.



Finalmente, como ciudadanos formamos parte de la realidad informativa y de hecho, podemos y debemos participar en la defensa de las democracias utilizando la tecnología y los nuevos medios... Aunque no lo parezca, los mismos mecanismos de censura, desinformación y manipulación a los ciudadanos son aplicados en Internet, lo que ocurre que a una velocidad infinitamente superior en su distribución y con la desventaja de ser auditado en todo momento en cualquier centro de publicación gratuita online. Pero no todo ciudadano es un periodista. Ni tampoco quiere serlo. Simplemente, como ciudadanos ahora tenemos más opciones para comunicarnos con los medios, distribuir contenidos en comunidades o comentarlos sin su intermediación tradicional a través de Internet (aunque nunca olvidemos que cualquier plataforma pertenece a alguien y no se sabe bien muchas veces quién está detrás de su accionariado).

Periodismo ciudadano: emociones primarias
También me gustaría hacer otra reflexión sobre participación ciudadana. Con otro ejercicio. Visite una noticia importante de un diario español en Internet. Vaya a la sección de comentarios. Trate de establecer una relación entre el enriquecimiento de la información publicada gracias al nivel de calidad de los comentarios incorporados. ¿Sorprendido?
Como vengo observando hace meses, los comentarios de las informaciones son completamente inútiles y la mayor parte de ellos representan emociones primarias ante el hecho informativo. A partir de la información publicada, y si tiene cierta polémica, lo único que se genera es una especie de discusión de verduleras sin aporte alguno de valor a la información publicada (y claro que existen excepciones con honrosas opiniones). Y puede ser divertido, pero eso no es ni tan siquiera participación ciudadana en la construcción y defensa de sociedades democráticas a través de los medios. Aunque si es una buena excusa para tener a un lector en una misma página, expuesto a publicidad.

Periodismo profesional: Único futuro de la industria
El periodismo hoy, a través de una de sus manifestaciones más bellas; el periódico sufre una crisis sin precedentes. En primer lugar, por las amenazas de factores externos de todos conocidos. En segundo lugar, y no menos importante, nos enfrentamos a una crisis de confianza (Meyer) en los periódicos. De confianza externa por los lectores que pueden jugar a ser periodistas por el mero hecho de poder publicar (y gratis) e interna porque la industria no cree en sí misma ni el valor imprescindible del periodismo. Señores, no se trata de blindarse pero, ¿cuántas veces han escuchado hablar de "medicina ciudadana" o "ingeniería ciudadana"? Y todo esto comienza por potenciar la Universidad, por anticiparse al cambio en la industria y por reestructurar el asociacionismo "profesional" y no de oficio con sistemas de colegiación a la altura de profesiones como médicos, arquitectos, ingenieros, etc.

¿O acaso creen que la responsabilidad construir conciencias libres e informadas con un ejercicio prudencial de la profesión periodística tiene alguna diferencia con operar a pacientes con garantías, construir edificios fiables o puentes y carreteras seguras?

Volviendo al argumento fundamental de la historia, no se trata de gadgets tecnológicos y publicación gratuita enlanzando todo en una maraña ininteligible de contenidos (cuestión a la que se ha limitado el periodismo ciudadano)... Hablamos de periodismo, puro periodismo. ¿Recuerdan?

Es curioso, al tiempo que escribo esto veo en CNN como un comentarista ha contactado con un blogger. De nuevo, noticias ninguna. Solo comentarios, comentarios y comentarios de los comentarios publicados por medios profesionales... Y todavía no se sabe quiénes son los que están ahí dentro asesinando gente... ¿Donde quedó el Qué, Quién, Cómo, Cuándo, Dónde, Por qué y Para qué? Voy a intentar buscarlo en Twitter, pero creo que mañana compraré un periódico.